Cómo cambiar las escobillas del parabrisas

Cambiar las escobillas del limpiaparabrisas es rápido y fácil y se puede cambiar en casa.

Entre las partes de un automóvil, las escobillas del limpiaparabrisas son las más visibles para el conductor. Así que no hay excusa para realizar un mantenimiento . Cuando no funcionan correctamente, reduce la visibilidad del conductor. Así que estamos hablando de seguridad.

Al adelantarse al conductor, es fácil identificar el problema. Los primeros signos que indican la necesidad de mantenimiento son fallas en la limpieza donde las láminas de goma se pegan al parabrisas, además de causar vibraciones y ruidos durante el uso.

Lo más importante es realizar un seguimiento periódico para la detección temprana de problemas. Porque el descuido puede ser costoso. Por ejemplo, si se corta la goma, la varilla de metal puede rayar el parabrisas. En otras palabras, solo reemplazar el vidrio resuelve el problema.

Tipos de desgaste 

Es posible establecer una conexión entre causa y efecto. Por ejemplo, el caucho quebradizo indica productos de limpieza a base de alcohol o queroseno. Las aspas deformadas revelan que el vehículo ha estado mucho tiempo bajo el fuerte sol, sin uso. Para evitar este tipo de errores, el fabricante Dyna sugiere rociar agua y poner el parabrisas en movimiento todos los días para hidratar la goma. Además, tiene la goma rajada lo que es señal de un brazo desregulado, haciendo que las púas golpeen los bordes del cristal. 

Cambio de las escobillas del parabrisas

1 – Levante el brazo: tire del brazo del limpiaparabrisas e identifique la cerradura.

2 – Gire ligeramente la púa: al girar la púa, se vuelve más fácil soltar la púa.

3 – Apriete la cerradura : al presionar la cerradura, ahora se puede quitar la ganzúa.

4 – Retire la ganzúa: Con la cerradura abierta, la ganzúa se suelta de la varilla y se puede quitar.

5 – Colocación de la Nueva Cuchilla: Al colocar la nueva cuchilla, asegúrese de escuchar el “clic” que es el correcto bloqueo del equipo. Llevar con cuidado el brazo al cristal, para evitar un golpe y desregular la varilla.

En la mayoría de los casos, reemplazar la ganzúa es una tarea rápida y sencilla. Hay dos tipos de limpiadores en general. Metal tradicional, habitual en coches antiguos o versiones más sencillas. Y ahora tiene una estructura de goma, además de ser más moderna, más eficiente y libre de corrosión.

Al comprar, elija componentes idénticos a los originales, para que no cambie el área de barrido y el peso de las partes del sistema.

Nivel de agua más limpio

Lo más importante es comprobar siempre el nivel del agua en el depósito, rellenando siempre que sea necesario. El chorro de agua es fundamental para mantener limpias las lunas, sobre todo al principio de la lluvia. Esto se debe a que las primeras gotas de lluvia se mezclan con el polvo del parabrisas, lo que da como resultado una fina capa de lodo que reduce la visibilidad.

Así que asegúrese de que las boquillas estén en la dirección correcta para que el chorro de agua llegue al centro del parabrisas. En algunos vehículos, por ejemplo, la primera generación del Fiat Uno, las boquillas se desajustan fácilmente, incluso durante el lavado, porque están demasiado fuera del capó. Además, con una aguja para ajustar la boquilla del chorro.

Asimismo, algunos fabricantes recomiendan añadir una solución con función detergente al depósito de agua. El aditivo es útil para eliminar residuos impregnados en el vidrio, como insectos y suciedad, por ejemplo.

error: Content is protected !!
Ir arriba